Un día con “Soñar Despierto”

Un día con “Soñar Despierto”

Baylie Beebe, Auburn University.

Como parte del curso Voluntariado como inmersión social, el 24 de febrero fui a una casa para jóvenes y niños que no viven con sus familias por varias razones. El programa que coordina el voluntariado en la casa de acogida se llama Soñar Despierto. Fui con mi compañera Sarah y también con Rafita y Daniela. Cuando llegamos, había aproximadamente 10 niños y adolescentes en la casa, algunos sentados en el sofá y otros sentados alrededor de una mesa haciendo sus tareas y hablando. La mayoría eran chicas y había algunos chicos. Nos conocimos todos y nos sentamos rodeando la mesa con algunas de las niñas. Ayudé a una niña, que tiene aproximadamente doce años, con su tarea del curso de inglés. Trabajamos el vocabulario en la escuela como “pencil” y “notebook”, frases para decir la hora como “it’s half past 5pm” y también palabras para contar como “first” y “ninth.” Ella sabía muchas palabras en inglés, cosa que me impresionó mucho, y también ella tenía un deseo para aprender más. No me había dado cuenta lo difícil que es enseñar mi lengua materna a una persona que no tiene la misma lengua materna. Sin embargo, lo disfruté mucho y fue una experiencia muy gratificante cuando ella entendió lo que le estaba enseñando. También me impresionó mucho porque ella era muy madura para su edad. Ella era consciente de la situación de los niños en la casa de acogida y las razones que le han llevado a la casa de acogida pero ella parecía muy contenta y parecía muy motivada. Nos quedamos “soñando” con los niños durante dos horas, principalmente enseñándoles inglés y ayudándoles con sus tareas. También estuvimos un tiempo hablando con las niñas y con las dos cuidadoras que estaban a cargo de los niños de de la casa de acogida. Después de esta experiencia me siento muy contenta porque conocí a los niños sin hogar y que pude aportar mi granito de arena. También salí de la casa con una visión un poco diferente después de pensar en la situación en la que están esos niños, sin sus familias, cada día de su infancia. Me siento muy agradecida de mi niñez y el papel importante de mis padres y mi familia en mi vida y la experiencia en la casa de acogida a través de Soñar Despierto me hizo pensar que no todo el mundo tiene una familia como yo y tengo que estar agradecida siempre de mi familia y mi niñez.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *