El rastro: un mercado sin fin

Sophia Pierre-Antoine, SUNY Stony Brook.

Los mundos se mezclan para formar el mercado más grande de España.

A unos diez minutos de la Puerta del Sol en dirección a La Latina, de las 9:30 a las 14:30 cada domingo, podemos encontrar un mercado que se extiende hasta la calle de Embajadores. El mercado es tan grande que es imposible verlo todo.

IMG_5834En ese mercado, hay todo tipo de objetos que provienen de diferentes partes del mundo, por ejemplo, podemos encontrar un vendedor de India, a su derecha uno de Senegal, a su izquierda uno que vende cosas típicas de los Estados Unidos y, enfrente, un vendedor de camisetas del Barcelona o del Real Madrid. Hay varias cosas muy diferentes de todos los precios, como un anillo por 1 euro o una mesa antigua medieval por 100 euros. Por eso, es fácil comprar regalos para todo el mundo y ropa, joyería y arte de todos los estilos. Muchas veces, las cosas que venden son artesanas, hechas a mano, o antigüedades.

Además, junto al mercado, hay un montón de restaurantes, cervecerías, bares de tapas y personas que venden comida de diferentes países en las calles. Se pueden comprar patatas, arroz, mariscos y carne cocinadas de diferentes maneras, con especias de todos los continentes, té, vino, cervezas y refrescos y todo siempre muy barato.

IMG_5840También es muy interesante ver a las personas que están de compras. Es casi imposible caminar porque hay mucha gente. Al haber de todo, también hay personas de culturas y estilos diferentes. Entonces, siempre hay ruido de vendedores que gritan “todo por 2 euros, 2 eurecitos”, de personas que tratan de regatear para pagar menos, de niños que gritan y de turistas que hablan en varias lenguas.

Una cosa que hay en una gran cantidad son falsificaciones de obras de arte muy famosas. Las más presentes son obras clásicas de diferentes movimientos como copias de “Los Girasoles” y “La Noche Estrellada” de Van Gogh y “El Beso” de Gustav Klimt. Además de esto, también se venden otras imágenes como carteles de películas, de grupos de música famosos y de estrellas de cine, por ejemplo hay muchas cosas que representan la cultura de los Estados Uniodos y de Inglaterra como fotografías de “Pulp Fiction”, “The Who”, “The Beatles”, “Marilyn Monroe” y “Audrey Hepburn”.

Un poquito más ocultos están los vendedores de inciensos, hierbas secas de varias partes del mundo, piedras o runas con poderes mágicos, y ellos pueden leer tu energía por menos de 10 euros. También tienen piedras para arreglar las siete Chakras y la energía del cuerpo y de la mente.

Ese mercado es un verdadero lugar de tesoros. Cerca de Lavapiés, que es un barrio de inmigrantes, el espíritu de mezcla de culturas está siempre presente. Los vendedores son amables con los madrileños y con los turistas y no se enfadan cuando alguien trata de regatear. Es evidente que hay una buena estructura y que todo está bien organizado porque cada uno de los vendedores tiene una identificación con un permiso para estar ahí. Además, en cada calle se colocan puestos de la misma temática como joyerías, productos electrónicos, ropa, etcétera… Es un lugar ideal para comprar regalos para uno mismo, para amigos y para la familia porque es muy fácil encontrar cosas para todos los gustos y todo muy barato.

 

Author

Carlos Herrero Mtnez
Licenciado en Historia por la Universidad de Alcalá y Diploma de Estudios Avanzados en Historia Medieval. Ha participado en el proyecto Europeo CLIOHRES financiado por la UNESCO y la UE en el grupo “Frontiers and Identities” entre los años 2005 y 2009. Su interés investigador está centrado en Estudios Culturales, la formación de las identidades nacionales y los discursos de alteridad a lo largo de la Historia. Actualmente trabaja como profesor de Civilización y Cultura española en el Instituto Franklin-UAH.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Enter the text from the image below